lunes, 23 de enero de 2017

Cuerdas

Mirando a otras entre cuerdas
(Place des Cordes, París)






(I)

Me gusta su boquita pequeña y abierta, sus ojos despacio, su ritmo desnudo.
Parece improbable esa textura tan dulcemente quieta,

ni el agua podría ser.

Es un sol lento,
es un calor perezosamente tierno que a la tarde se despliega.


(II)

Ella quiere contener el movimiento y sin embargo
es un mar azotado. La jalan, la zozobran.
Son tantas las olas que tiene dentro y las que
desde fuera le arremeten
         
         sin descanso
  y sin embargo
                     
         sin un ritmo predecible                      
         se están buscando a no romperse

         sin amenaza ni al cuerpo ni a las cuerdas
                                                que las contienen,
                           
                                                                                    hipnótico esta océano universo
                                                                                           inmensa la noche que cayendo se desata.
    







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada