martes, 3 de enero de 2017

Una vez elaborado el miedo y el enfado
reparado lo posible y asumido lo que no, o en proceso

eso es
una vez confrontado
cerrar

y al fin, vivir la tristeza de la pérdida, la tristeza que no me autolesiona
la tristeza que no suplanta el enfado
la tristeza que no habla de la desolación

tengo en el pecho un campo desolado, sentía
la desolación del miedo, del abandono
del no entender, de la ambivalencia, de la confianza rota, del no saber qué esperar

tengo en el pecho un campo desolado
la desolación de la desconfianza
la desconfianza que viene del miedo blanco, de la alerta
la desconfianza del sentimiento de abandono
del si no nos cuidamos nosotras, quién nos va a cuidar
cómo vamos a sobrevivir.

confrontado con el enfado
revisada la agencia
nombrados los agujeros
definidos en el tiempo y en el espacio

reparado lo posible y asumido lo que no, o en proceso

cerrado el nosotras

entonces vivir
sola
la tristeza de la pérdida

de lo que pudo haber sido y no fue
de lo que quise que hubiera sido y no será

pero principalmente
la pérdida de lo que fue
y amé tanto

que solo
por sí mismo
no tuvo la capacidad.









-------------
Miro una foto del día que nos conocimos, han pasado tantas cosas. Todo lo que construimos, tan despacio, difícil a veces, tan sorprendente en el espacio de su propia curiosidad, tan real, tan...nutritivo. Se siente tan extraño mirarlo desde fuera, esa resolución tan rápida, impactante, sin capacidad de contingencia. Tan...extraño.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada